HISTORIA

Índice de contenido

España

En España, se reconoce la Decoración de interiores como profesión y se crea el primer plan de estudios en 1963, con una Titulación Oficial que habilita para ejercer. En 1972, mediante real decreto 893/1972 se crea el Colegio Nacional Sindical de Decoradores, estableciéndose la obligatoriedad de colegiarse para ejercer la profesión. En el preámbulo se reconoce la profesión de Decorador como de “Auténtica función social, muy acorde con la evolución económica, social y cultural del momento” y en 1977, se publica el Real Decreto 902/1977, en el que se regulan oficialmente nuestras atribuciones profesionales y se le confiere al Decorador su condición de “Técnico”.

Navarra

En este esquema temporal podemos ver los hitos más importantes en la historia de nuestro Colegio Oficial, desde que comenzaron los estudios oficiales hasta la actualidad.

1963
El comienzo
Comienzan los estudios oficiales de decoración.
1963
1972
Colegio Nacional y Provinciales
Se constituye el Colegio Nacional de Decoradores, en el que se integran los colegios provinciales, entre ellos el de Navarra.
1972
1977
Las atribuciones profesionales
Se regulan con carácter facultativo las atribuciones profesionales de los Decoradores.
1977
1998
Segregación
La Asamblea de decoradores en Navarra acuerda la segregación del Colegio Nacional y presenta su solicitud al Gobierno de Navarra.
1998
2000
Nuestro Colegio
Se constituye el Colegio Oficial de Diseñadores de Interior/Decoradores de Navarra.
2000

Decreto Foral 77/2000 por el que se constituye, mediante segregación, el Colegio Oficial de Diseñadores de Interior/Decoradores de Navarra.

Actualidad

Actualmente los estudios de Diseño de Interiores, se realizan en las Escuelas Superiores de Diseño con una titulación oficial equivalente a Grado.

Algunas notas históricas

Origen

Desde los orígenes de la humanidad, ha quedado evidenciado su interés por hacer más agradables los espacios que habitaba. El exponente más claro lo encontramos en el antiguo Egipto. Las suntuosas decoraciones encontradas en las tumbas de los faraones, no eran simple ornato, sino que buscaban proveer de comodidades al difunto en el más allá.

    Posteriormente, en la Antigua Roma aparece el concepto de interiorismo más cercano a como lo entendemos hoy. Los romanos otorgaban la misma importancia al interior de un edificio, que al exterior y las habitaciones de las viviendas se diseñaban según la función que iban a desempeñar.

    Sin embargo, el Diseño de Interiores como profesión es relativamente reciente. A lo largo de la historia ha sido una labor desempeñada indistintamente por arquitectos, artesanos, tapiceros o interioristas, sin que las fronteras estuvieran muy definidas entre ellos.

    La Francia del S.XVII tuvo un papel fundamental en el impulso del interiorismo como profesión. Enrique IV tomó a los artesanos bajo su protección realizando con ellos una importante labor de mecenazgo. Luis XIV promovió el palacio de Versalles en el que CHARLES LE BRUN, fue el encargado del diseño de las habitaciones. Podemos decir que fue él, el primer interiorista especializado de la historia.

Charles Le Brun

Siglos XVIII al XX

Elsie de Wolfe

Con la Revolución Industrial, el acceso al mobiliario o a los materiales de revestimiento y a los elementos decorativos, dejó de ser una prerrogativa de la aristocracia y las clases populares tuvieron un acceso más fácil a los mismos, lo que contribuyó a fomentar el gusto por el confort y el diseño de los espacios interiores.

    Aquí surge otra figura determinante en la historia de la profesión. ELSIE DE WOLFE ( Nueva York 1865-1950) está considerada la pionera del diseño de interiores como profesión especializada y diferenciada a principios del siglo XX. Suyo es el primer contrato profesional escrito que se conoce. Ella revolucionó el mundo del interiorismo llenando de luz y color los hasta entonces lúgubres y rígidos ambientes victorianos. A ella se debe la idea de poner el interruptor de la luz junto a la puerta de entrada, o los cubreradiadores, o el concepto de que una silla debe ser ante todo, cómoda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies